Home / Venezuela / Simonovis escupió a Sebin y GNB y pilotó un avión para escapar

Simonovis escupió a Sebin y GNB y pilotó un avión para escapar




Iván Simonovis, ex jefe de seguridad nacional en la oficina del alcalde y quien ha estado detenido desde 2004, se encuentra en los Estados Unidos luego de convencer a las autoridades que lo custodiaban.

En una entrevista que concedió a Joshua Goodman de la Oficina de AP, Simonovis informó que huyó de su propia casa en Caracas, incluso con el monitor de tobillo que los funcionarios de Sebin le habían colocado. Desde entonces, se movió entre casas de seguridad para mantenerse un paso por delante de las fuerzas de seguridad de Nicolás Maduro.

El plan de vuelo siempre tuvo el objetivo final de llegar a los Estados Unidos. Leopoldo López, líder de Voluntad Popular, refugiado en la residencia del embajador de España en Caracas, lo ayudó con sus contactos políticos para asegurar Washington y el apoyo de otros dos gobiernos extranjeros. Entre las tareas estaban obtener permiso para ingresar al territorio de los EE. UU., Ya que el único documento de identidad de Simonovis había caducado hace 1

0 años.

El ex Comisionado desapareció de su casa el 16 de mayo a altas horas de la noche. Dentro de una pequeña bolsa había una linterna, un cuchillo de bolsillo, una copia de su juicio y una biografía del astronauta estadounidense Neil Armstrong. En la entrevista, dijo que mientras caminaba por la casa en el medio dijo y se estrelló, pero cuando se recuperó, pudo entrar en uno de los tres vehículos que lo llevarían a una casa abandonada.

Antes de su vuelo, las noches de Simonovis pasaron la cerca blindada detrás de su casa y practicaron su descenso en una escalera. Una vez libre, llamó a su esposa, Bony Pertinez, a quien había mantenido fuera de sus planes. Ella visitó a sus hijos en Alemania.

En la casa abandonada vio la película Argo y desde allí ordenó a su esposa que enviara fotografías y videos familiares en las redes sociales para engañar a las fuerzas de seguridad, lo que significa que creen que él ya había huido del país. Mientras tanto, el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, emitió una disculpa por Simonovis.

El ex comisionado tuvo que negociar en varios puntos de control de la Guardia Nacional Bolivariana. En algún lugar de la costa venezolana tomó un barco de pesca y navegó durante 14 horas; alcanzar el destino demoró más de lo esperado, porque el motor del barco se averió.

Por temor a exponer a más de 30 personas que lo ayudaron a escapar y que sigue en peligro, Simonovis se negó a identificar la isla o a decir cómo y cuándo se produjo después de que el barco comenzó a navegar. A principios de este mes, uno de sus abogados fue arrestado después de hablar con periodistas fuera de su casa y permanecer en El Helicoide.

Al día siguiente, un plan contratado fue a buscarlo. Sobrevolando las Bahamas en el espacio aéreo de los Estados Unidos, el piloto entregó los controles a Simonovis, quien también es piloto. "Aterricé mi propia libertad, esta vez tuve el control del destino", dijo.

Iván Simonovis ahora quiere usar su experiencia policial para ayudar a las autoridades estadounidenses a investigar la corrupción, el tráfico de drogas y los presuntos vínculos con grupos terroristas por parte de funcionarios venezolanos. También intenta ayudar a Juan Guaidó a desarrollar un plan para mejorar la seguridad de la ciudad.

"En este momento, estoy abrumado por mi libertad, pero me siento bien. Es el estado natural del hombre", dijo.

Mientras tanto, espera que su viaje inspire a otros venezolanos a continuar y ascender a Nicolás Maduro. "Cuando salí de mi casa, hubo dos resultados posibles: pierdo todo o obtengo mi libertad. Pero si me hubiera detenido, simplemente habría caído en el mar de la desesperación".

"Son miembros activos del gobierno de Maduro. pero trabajan calladamente para el gobierno de Juan Guaidó ", dijo Simonovis, refiriéndose a los funcionarios que lo ayudaron a escapar.

En 2004, el ex Comisionado fue encarcelado para que la policía abriera fuego contra los manifestantes a favor del gobierno que fueron defendidos por Hugo Chávez. Su orden de arresto fue firmada por el juez Maikel Moreno, quien, como abogado, había defendido una de las armas del Puente Llaguno.

Simonovis y los demás acusados ​​de la policía metropolitana, cinco de los cuales siguen encarcelados, recibieron sentencias de 30 años, el máximo que permite la ley venezolana. En 2014, recibió arresto domiciliario para que pudiera recibir tratamiento médico.

Con información de AP


Source link