Home / Health / Daño de seguridad pandémico: ¿cuántos ponen en peligro sus vidas posponiendo tratamientos y consultas?

Daño de seguridad pandémico: ¿cuántos ponen en peligro sus vidas posponiendo tratamientos y consultas?



Debido al coronavirus, existe el temor de participar en la consulta y también es difícil continuar con el tratamiento de enfermedades crónicas (Shutterstock)
Debido al coronavirus, existe el temor de participar en la consulta y también es difícil continuar con el tratamiento de enfermedades crónicas (Shutterstock)

también Enfoque de COVID-19 que atrae la atención debido a la situación inusual en la que el mundo ha estado casi completamente involucrado, los sujetos continúan teniendo accidentes, Sus trastornos psicológicos se exacerban o pasan problemas de salud nuevos y antiguos que no están relacionados con la pandemia. Cuando explotó, todos los recursos se centraron en detener el progreso y evitar la pérdida de vidas humanas. Pero el reenvío conduce a otras consecuencias invisibles.

“Aunque estamos muy centrados en lo que se debe, hay personas con enfermedades crónicas, cólico renal, ataque cardíaco … Y lo estamos descuidando por completo en este momento”, dijo Salvador Tranche, presidente de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc )

Las coincidencias inusuales se superponen: el miedo a participar en la consulta, la dificultad de continuar con los tratamientos, la complejidad de obtener algunos medicamentos para la ingesta crónica y sus consecuencias directas en temas tan complejos como las patologías donde el tiempo o la negligencia es clave, como el cáncer, la malaria o la desnutrición.

Detección de cáncer suspendida, estudio de diagnóstico de trabajo retrasado (Shutterstock)
Detección de cáncer suspendida, estudio de diagnóstico de trabajo retrasado (Shutterstock)

Un informe publicado en el Reino Unido muestra que desde que se introdujo un cierre nacional en marzo en respuesta a la pandemia, se detuvo la detección del cáncer, se pospuso el trabajo de diagnóstico de rutina y solo se priorizaron los casos sintomáticos urgentes para la intervención diagnóstica.

Los profesionales del estudio, Camille Maringe, James Spicer, Melanie Morris, Arnie Purushotham, Ellen Nolte y Richard Sullivan, todos oncólogos, estimaron que los cambios en el “comportamiento de búsqueda de salud y la disponibilidad y disponibilidad de servicios de diagnóstico críticos como resultado de medidas pandémicas serán dar lugar a una gran cantidad de muertes adicionales por cáncer de mama, colon, pulmón y esófago a mediano (1 año) y a más largo plazo (5 años) “.

Los resultados de su estudio no tienen en cuenta el efecto de los retrasos en otros tipos de cáncer o el efecto adicional de los cambios en las vías de tratamiento para estos tipos de cáncer. que es probable que aumenten significativamente las muertes esperadas más allá de lo que han estimado. “Se necesitan medidas políticas urgentes para mitigar los efectos indirectos de la pandemia de COVID-19 en pacientes con cáncer”, dijeron. Estos esfuerzos deberían centrarse en aumentar la capacidad diagnóstica de rutina a través de la cual se detecta hasta el 40% de los pacientes con cáncer“.

Álvaro Rodríguez-Lescure, presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), explica que existe una “organización interna estricta” en la atención hospitalaria para los pacientes que reciben tratamiento. Las consultas ambulatorias, el hospital de día y las instalaciones del hospital de oncología “participan en la medida de lo posible”. Y señala que Aunque las visitas al hospital a estos pacientes disminuyen para reducir su exposición al coronavirus, “los que se consideran necesarios se retienen”.

(Shutterstock)
(Shutterstock)

Salud primaria en riesgo

En un artículo publicado recientemente por el periódico. El país de España, Kim West, investigadora y especialista de Médicos sin Fronteras, advirtió sobre una situación similar en África con un escenario diferente. “La temporada de lluvias está comenzando en muchos países del África subsahariana, explica en su informe, y esto está llevando a un aumento drástico en el número de casos de malaria y desnutrición”. Durante los tiempos normales, no pandémicos, este es un período que los gobiernos y otras agencias de salud se preparan durante meses: se distribuyen redes tratadas con insecticidas, a menudo se administra la prevención de la malaria química, se distribuyen alimentos, se administran medicamentos antipalúdicos y se reponen las reservas de nutrientes terapéuticos en la atención primaria.. Durante estos meses antes de la llegada de la lluvia, también se aumenta el número de camas de hospital y se aumenta el personal para tratar a pacientes que se enfermarán gravemente.

Al mismo tiempo, los problemas con el coronavirus se extienden en docenas de direcciones, no necesariamente críticas todavía. Por ejemplo, Montserrat Romera, portavoz de la Sociedad Española de Reumatología (SER), indica que incluso si “se mantiene el contacto con los pacientes para controlar los tratamientos, la capacidad de proporcionarles continuidad se ve afectada”.

La Sociedad Española de Cardiología (SEC) advirtió de una reducción del 40% en el ataque cardíaco desde que se emitió la alarma. Oriol Rodríguez Leor, uno de los firmantes del estudio realizado por la empresa, está preocupado “porque la reducción no responde a la realidad epidemiológica pero probablemente El miedo del paciente a conseguir Covid-19 si van al hospital. “

Además de los casos de COVID-19, hubo más de 46,000 casos de dengue en Colombia (EFE / Jeffrey Arguedas / File)
Además de los casos de COVID-19, hubo más de 46,000 casos de dengue en Colombia (EFE / Jeffrey Arguedas / File)

En Colombia, por ejemplo, a la sombra de COVID-19, Los casos de dengue y las muertes debidas a ellos continúan creciendo. En el país más de 46 mil este año. El 52,7% se considera “dengue con signos de advertencia”, Ahi esta alerta epidemiológica en 13 departamentos y hay 7 regiones donde se detectan aumentos inusuales en la transmisión. En el Valle del Cauca, la situación es la más preocupante con más de 8000 casos.

Dentro de este marco, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió que “Las medidas para quedarse en casa, las interrupciones en la prestación de servicios de atención médica y el miedo a ver centros de salud han llevado a una reducción en las visitas clínicas opcionales. y en menos acceso a diálisis renal, atención del cáncer y retrasos en los tratamientos de alta prioridad para pacientes con ENT (enfermedades no transmisibles como infarto de miocardio, accidente cerebrovascular, accidente cerebrovascular, cáncer, diabetes y enfermedad) enfermedad pulmonar obstructiva crónica, EPOC) “, como”da a los pacientes un mayor riesgo de complicaciones y muerte por enfermedades tratables.

los ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (OMS) sigue el mismo camino y recientemente puso el acento advertido esta semana de que “la prevención y el tratamiento de las enfermedades no transmisibles (ENT) se han visto gravemente afectadas desde que comenzó la pandemia”. Los resultados de una encuesta realizada por la empresa en 163 Los ministerios de salud revelan que “más de la mitad (53%) de los países encuestados han descontinuado total o parcialmente los servicios de tratamiento de la hipertensión; 49% para el tratamiento de la diabetes y las complicaciones relacionadas con la diabetes; 42% para el tratamiento del cáncer y 31% para situaciones cardiovasculares.

HE LEÍDO

¿Cómo mantener un cerebro sano durante el aislamiento con COVID-19?

¿Por qué la obesidad es tan riesgosa contra COVID-19 como tener una enfermedad crónica?

Lo que dice el informe preliminar sobre la vacuna estadounidense contra el coronavirus




Source link